lunes, 13 de diciembre de 2010

"Nos hacemos seres humanos leyendo"

Tuve la oportunidad de hablar con Juan Madrid hace ya algunos años. Creo recordar que era en noviembre de 2005, cuando visitó Jaén para recoger el Premio ‘Jaén’ de Literatura en la categoría de Narrativa Infantil y Juvenil por su libro’Los senderos del tigre’. En este libro había querido hacer un homenaje a los autores que en su infancia le habían despertado la ilusión por la lectura, entre ellos al padre de Sandokán, Emilio Salgari. Yo que conocía del escritor y periodista malagueño algunas de sus colaboraciones en prensa, un puñado de sus novelas negras y algún guión cinematográfico -como ‘Días contados’-, me sorprendí de ese guiño a su niñez.

Y ayer volví a encontrarme con Madrid, y también fueron protagonistas estas lecturas de la infancia. Fue casi por casualidad, cuando me enteré por una amiga de que el escritor ofrecía una charla a alumnos del instituto Virgen del Carmen. Hice un hueco entre dos ruedas de prensa que tenía, y me dirigí hacia el aula 211 del centro. Allí estaba él, hablando otra vez de Salgari, de Stevenson y los tesoros de su isla… Pero lo que más me llamó la atención de la media hora en la que estuve escuchándolo, fue su reflexión sobre esa “capacidad comunicativa que caracterizó siempre a Andalucía, … que es una tierra con mucha capacidad verbal”, describió. A pesar de que, como reconoció, esto es algo que se está perdiendo por esa velocidad en las relaciones que dirige nuestras vidas actualmente, defendió que esa oralidad tan presente en su niñez fue el principal resorte a la hora de decidir ser escritor. Así recordó las largas conversaciones de su niñez con el marinero Salvador, que le contaba historias que él continuaba en un viejo cuaderno de contabilidad rescatado de la basura, y en cuyas hojas en blanco, el joven Juan Madrid, compartía aventuras con Sandokán.

Y es que para el escritor, los recuerdos, las vivencias, los relatos, etc., que conocemos de los demás, son una forma de acceder a realidades que quizás nunca sintamos en primera persona. Los relatos son la única manera de descubrir el mundo de manera plena, defendía el autor, ya que por muy larga e intensa que sea una vida, nunca se tendrá la oportunidad de conocer todos los sitios que se desean, ni de protagonizar todas las experiencias que se anhelan.

Me quedo finalmente con una de las reflexiones que hizo el escritor, que dijo ante un joven auditorio absorto: “Nos hacemos seres humanos leyendo… El relato es como un espejo, lo que le pasa a un personaje, te pasa a tí”.

(El video que adjunto es bastante malo -sobre todo su audio-, pero incluye alguna de éstas últimas consideraciones)

video

1 comentario:

  1. No conozco a Juan Madrid, ni he leído nada suyo (por ahora, tomaré nota) pero estoy de acuerdo con él, tenemos una rica tradición oral; en mi caso, fue mi abuela paterna quien me llenó la cabeza de historias, ella era como los libros que en mi casa, desgraciadamente, no había. No sabía leer pero era una fabulosa narradora.
    Enhorabuena por el blog, me ha parecido muy interesante. Te invito a visitar el mío El sueño de las palabras. Saludos.

    ResponderEliminar